La playa es de todos

Todo acto de discriminación, restricción o limitación al ejercicio de un derecho, como el del libre acceso a nuestras playas, debe ser rechazado. La igualdad, la dignidad y la libertad, como lo ha recordado ya Alerta Contra el Racismo, son derechos fundamentales que deben ser protegidos, y su afectación denunciada. Todos tenemos derecho a transitar por el territorio nacional, sin restricción alguna, pues así lo dispone nuestra Constitución en el inciso 11, del Artículo 2º.

Invocamos a los ciudadanos y ciudadanas, así como también a las autoridades competentes a tener en cuenta lo dispuesto por la ley, y a hacerla cumplir. Las playas son bienes de dominio público, tal y como la Ley Nº 26856 lo dispone, lo que significa que son bienes de uso público, inalienables e imprescriptibles en una franja no menor de 50 metros de ancho, paralela a la línea de alta marea.

Si conoces de algún balneario, urbanización o terreno colindante a una playa en donde se restringe a las personas el ingreso, hazlo de conocimiento de la autoridad policial del sector inmediatamente.

La Policía Nacional del Perú está obligada a hacer cumplir la ley y a restaurar el libre tránsito de las personas. También puedes presentar una queja ante la municipalidad de dicho distrito, recordándoles que su deber es asegurar la existencia de vías de libre acceso a las playas, bajo responsabilidad administrativa.

Recuerda: las playas son de todas y todos los peruanos, nadie puede impedirnos el ingreso. El derecho de propiedad de las personas termina cuando comienza el derecho de todos de hacer uso de bienes de dominio público.

Archivo

Tweets